Yusuf pregunta a Dauda

Yusuf pregunta a Dauda / Fátima pregunta a Ladi

Cuatro amigos comparan su fe

Yusuf: Jesús no fue crucificado.
Dauda: Existen evidencias claras de la crucifixión de Jesús:

  1. Los profetas del Antiguo Testamento lo predijeron.
  2. Jesús habló muchas veces y con detalles precisos sobre su muerte inminente.
  3. Los apóstoles fueron testigos oculares.
  4. Los historiadores lo relatan.
  5. Los humanos cuya vida fue transformada lo atestiguan.

Fátima: Jesús sólo fue un profeta para Israel, mientras que Mahoma lo fue para todo el mundo.
Ladi: Durante su vida en la tierra, Jesús enseñó primeramente a sus discípulos, para prepararlos para la tarea de llevar el Evangelio a todo el mundo. Pero Jesús también habló a otros que estaban dispuestos a escucharlo.
Al final de su vida en la tierra, Jesús envió sus discípulos a todo el mundo para predicar las buenas nuevas a todos los pueblos. Esto muestra que el mensaje de Jesús está dirigido a todas las personas del mundo.
Recuerda: ¡El Corán también afirma que Jesús es una señal para toda la humanidad!
Yusuf: Existe un solo Dios, no tres en una trinidad.
Dauda: Por supuesto los cristianos creemos que hay un solo Dios. La Biblia describe las tres personalidades de Dios: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. En la naturaleza tenemos muchos ejemplos donde tres elementos están incorporados en un solo objeto – por ejemplo el sol, el cual incorpora materia, calor y luz. La enseñanza bíblica de la trinidad nos ayuda a entender mejor a Dios.
Dios quiso revelarse a sí mismo. Por esa razón él vino a la tierra en la forma de Jesús.
Fátima: El evangelio de Bernabé es el «verdadero evangelio».
Ladi: Numerosos científicos han estudiado ese evangelio y han demostrado que fue escrito de forma separada a la Biblia. Fue escrito muchos siglos después de los cuatro evangelios bíblicos. Algunos pasajes del evangelio de Bernabé contradicen a la Biblia y también al Corán. Por ejemplo, Jesús es presentado como el precursor del Mesías y a Mahoma lo llama Mesías.
Varios errores geográficos e históricos prueban que al autor le faltaba conocimiento de primera mano.
Yusuf: La vida de Mahoma fue predicha en la Biblia.
Dauda: Es fácil observar que los pasajes referidos no se refieren a Mahoma. El Antiguo Testamento hace referencia a Jesucristo como el profeta venidero. Ese profeta sería como Moisés: «El Señor tu Dios te levantará un profeta como yo de en medio de ti, de entre tus hermanos. A él escucharán».
Jesús cumple ese requisito de ser parecido a Moisés, porque él creó un nuevo pacto, porque conoció a Dios cara a cara y porque realizó grandes señales y milagros.
Los pasajes del Nuevo Testamento que son mencionados en este contexto claramente hablan del Espíritu Santo y no de Mahoma. Por ejemplo, cuando Jesús dijo «…?él estará dentro de ustedes?…» se refiere al Espíritu Santo. ¿Cómo podría Mahoma, quien sólo fue un humano, vivir «dentro» de los discípulos de Jesús?
Fátima: La condición para entrar al paraíso es hacer buenas obras.
Ladi: El paraíso, o cielo, es un lugar santo – un humano tiene que ser 100% santo para tener entrada.
Por más que nos esforcemos para hacer buenas obras, nunca alcanzaremos los requisitos de Dios: vivir sin pecado alguno. Dios lo sabe, y por eso él nos hace una oferta única: Por medio del sacrificio de Jesucristo nos quiere limpiar completamente. Jesús se presenta como substituto, pagando por nuestros pecados.
Si usted acepta esta oferta, recibirá la certeza de tener un lugar en el cielo. Después, por agradecimiento a Dios, usted hará buenas obras.